jueves, 25 de diciembre de 2014

¿?

¿Dónde está qué fue algún día?
¿Dónde fue lo que un día fuéramos?
¿Dónde qué miramos cuando pensábamos estar viendo?
¿Las palabras, y los gestos, significaron lo cierto?
Y los días, y su paso, y qué se vivió creyendo estar viviendo otra cosa que no fuera solo tiempo.
Y los pasos, tuyos, míos, los que dimos un día juntos jugando a que eran los nuestros.
¿Adónde, para qué fueron?                

domingo, 14 de diciembre de 2014

Texto 8.3

Publicado por  el dic 14, 2014 en Prólogo a la carta número ocho. Encima de las estrellas.

8.3 “Otra costumbre que se transmite con entusiasmo en múltiples pueblos es la de aprovechar la oportunidad para que la consciencia se altere. Se comienza con alcoholes u otras drogas populares hasta llegar a un planteamiento puramente báquico. Delata a un pueblo con frío, con frío emocional y quizás espiritual, que necesita pretextos de alteración bioquímica para romper la normalidad, la sistematicidad, el tedio y la sensación de estarse escondido en un rincón del propio cuerpo”.
8_3


EL MAPA DE LA CORRUPCIÓN

EL MAPA DE LA CORRUPCIÓN

viernes, 28 de noviembre de 2014

Ojito al pie de foto


"A la izquierda, el hueco dejado por la butaca ausente en el escaño del Gobierno correspondiente hasta el miércoles a Ana Mato, ayer en el Congreso".
Que luego, vuelvo a fijarme, ciertamente parece que estuviese faltando una butaca.
¿Será que retiran la butaca cuando quién la ocupaba dimite?
¿Al que viene a sustituir al que dimite le ponen una butaca nueva?
Sigo, de cualquier modo, pensando que está mal redactado.

martes, 25 de noviembre de 2014

Un paisaje


Esta es la imagen de la China y de sus gentes que siempre tuve en mi cabeza. Debe de ser desde, cuando niña, había un día en el año, creo que del Domund, en que en el colegio de enfrente nos colocaban una hucha a cada una para que entre nuestras familias y el vecindario juntáramos unas monedas para - alguien lo dijo exactamente así - "los chinitos del Congo".
Las huchas eran de loza, o de escayola, con la forma de la cabeza de un chino, o de un negro, creo que había otras razas - tal vez indios Piel Roja - pero no me acuerdo. Por la parte de abajo iban cerradas con un tapón de corcho, precintado con un papel y pegamento.
Las de chinos eran exactamente como se ve en la foto - de el Mundo, de hoy - en un campo de arroz.
Nunca me ha entrado mucho en la cabeza la China "moderna", con su tecnología y todas esas cosas.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Texto 7.25

Publicado por  el nov 2, 2014 en Séptimo mensaje. Sueños en acción. 

“7.25 Cuando paséis por los bosques de coral, veréis la vida de las dos puertas; entra y sale el agua y nunca se queda, y aquél que pretenda retenerla está viviendo en una mentira solitaria. En la frontera de la consciencia pastan caballos de cabeza de cobre y crines de seda, son hijos de los héroes y llevarán al yo desnudo hasta las praderas akásicas donde esperan las ideas que aún no han sido pensadas, porque allí, por la frontera de la consciencia, pasea el dios Pan, y de su flauta dulce surgen los fotones que alumbran el Sol. Y espera Orfeo para cantarte tu propia música, que destruye las murallas de las ciudades de cristal donde viven todas las voces del exterior.”

miércoles, 29 de octubre de 2014

Carmen Estévez

Y quizás porque lo uno lleva a lo otro me vinieron a la memoria aquellos años, y me acordé de Margarita Argenta, su mujer, también alumna por entonces - y sus hermanas, Angelines y Cristina - del colegio cuando todavía estábamos en Duque de Sevilla; y de que se casaron cuando, ya en el Conde de Orgaz, terminó ella el bachiller.
Y, allí, en el Conde de Orgaz, es donde la conocí.
Iba algunas tardes a recoger a sus hijas y yo la veía, la miraba, cuando íbamos todas por la galería camino de la capilla a rezar las oraciones de la tarde.
Pepita, o Many, o Mari Pepa, se acercaban a saludarla y ella estaba allí, de pie tan elegante, tan esbelta, y sus tacones y su melena rubia, larga entonces, más que en esta fotografía que he encontrado en Internet.
En esta página
No sé decir si era una mujer propiamente guapa. Sí aseguraría que en mi recuerdo era más joven de lo que se ve aquí, que lo creo porque también el aspecto del marido era otro, más corpulento y con más pelo.
No sé si propiamente guapa pero a mí me fascinaba.
Una tarde en que no fue a recogerlas ella sino el chófer - el chofer venía con un coche grande, un Citroen de los que se llamaban "tiburón", con muchos asientos trasportines abatibles, cabíamos muchas e Isabel nos invitaba a las de la clase a llevarnos, y el chofer nos iba dejando en nuestras casas - él, el chófer, le dijo "tenemos que ir a recoger a tu madre" y fuimos, todas las que habíamos cabido, a buscarla a una peluquería porque (Isabel le preguntó "¿dónde vas esta noche?" y ella, con una voz que me pareció muy bonita, apretujada la pobre entre las colegialas, contestó que a una cena, e, Isabel, "¿yo no puedo ir"?, y ella con una sonrisa preciosa y tono muy dulce, "tú no estás invitada".
Llevaba, me acuerdo, un traje chaqueta de color rosa fuerte que años, muchos años después, yo llamaría de seda salvaje porque un día, en el Corte Inglés, vi uno, del mismo color y el mismo estilo que me la recordó y en la etiqueta ponía seda y, la dependienta cuando le pregunté, me dijo que salvaje. 
Y me lo compré.
Y todavía lo tengo - y han vuelto a pasar años - y me lo sigo poniendo en los días buenos de primavera.
Y cuando alguien me dice que es bonito, o que me queda bien, me acuerdo siempre de ella.

Chirino

En el diario El País

jueves, 23 de octubre de 2014

Texto 7.23

Párrafo 7.23

7.23 “Cuando tengáis que subir por las cuestas de agua, no olvidéis que los viles, los sanguinarios, los agresivos, los pobres enriquecidos, los tristes y los suicidas sólo son hijos coloreados del mismo miedo”.
7_23

No sé quién pueda ser Beucis; pero cada vez que leo sus comentarios me pongo enferma.
Me dan auténtico pavor las personas tan prepotentes, tan seguras de sí mismas, que se pasan la vida dando consejos - o por lo menos en el blog - diciendo qué hay que hacer y qué no, siempre como si hablaran desde un pedestal.
No sé qué pueda  ser eso que se llama EVOLUCIÓN pero me hago una especie de imagen, visual, en la que la evolución es una tarta, y a todos los que comentan, con tanta pedantería, los veo peleándose entre sí por llevarse el trozo más grande.
También los imagino corriendo, como en competición, por alcanzar cada cual el primero una meta. Todos quieren ser el ganador y estar en lo más alto del podio.
Serían capaces de abrirse paso a codazos.
Si la EVOLUCIÓN es algo tan mezquino me parece que no la quiero.
Aunque tengo una muy remota esperanza de que sea otra cosa.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Acoso

Hace unos días mirando el periódico encontré uno de esos anuncios que invitan a marcar un número de celular para mediante el costo de la llamada solidarizarse con alguna causa que, en este caso, era para Médicos sin fronteras; el coste de la llamada iba íntegro a dicha organización.
En el mismo momento agarré el celular y marqué, que por qué no hacer algo tan sencillo que seguro que hace cantidad de gente.
Bueno, pues ayer me encuentro en el celular una llamada perdida  de un teléfono fijo,  934921369. No devolví la llamada y de momento así quedó la cosa.
Esta mañana vuelve a sonar mi celular que, por cierto, sólo hay dos personas en el mundo a quien yo se lo haya facilitado; con la particularidad añadida de que no es de contrato sino de tarjeta prepago, con lo que ha de suponerse que no tendría por qué figurar en ningún listado de información telefónica.
Esta mañana sí he contestado y una voz femenina me ha preguntado si yo era yo (me ha dado mi nombre y mi apellido) y se ha presentado explicando que era Mónica, de Médicos sin Fronteras.
Me he limitado a de inmediato responder que perdonase pero no podía atenderla.
Luego me he puesto las gafas, he mirado el número y era otra vez el 934921369.
Pues hace un rato me han vuelto a llamar, otra vez del mismo número y de nuevo explicando que era de Médicos sin fronteras, aunque esta vez no he prestado atención al nombre de la señorita y directamente he cortado la llamada.
Me resulta chocante que en alguna parte de Barcelona (93) alguien sepa que un número de celular es mío, con mi nombre y mi apellido. Y me resulta indignante que,  por el hecho de que yo hiciera algo tan inocuo como marcar un número con la sana intención de colaborar en mi pequeña medida con una organización de fines humanitarios, alguien se tome la libertad de averiguar mi identidad, en primer lugar, y en segundo lugar la de dedicarse a hacerme llamadas insistentes con el fin, supongo, que cuál otro podría ser, de invitarme a que me haga socia, o algo así, y me comprometa a colaborar con una cuota.
No lo sé, ya que en realidad en ninguna de las dos ocasiones he esperado a escuchar lo que la señorita pretendiese decirme.
De cualquier modo he aprendido algo; nunca más marcaré ninguno de esos números "solidarios".

domingo, 21 de septiembre de 2014

Texto 7.19

Publicado por  el sep 21, 2014 en Séptimo mensaje. Sueños en acción. 

7.19 “Amores, deseos y pasiones fanáticas, quedan atrapados por el fuego de Uriel, que calienta el alabastro para quebrar los cristales que sellan la primera puerta”.
7_19

domingo, 7 de septiembre de 2014

Texto 7.17

Publicado por  el sep 7, 2014 en Séptimo mensaje. Sueños en acción. 

7.17 “Sólo sabiendo que cada uno de nosotros es el tercero se puede caminar hacia las tres sendas que llevan al cementerio de la duda”.
7_17_2

miércoles, 3 de septiembre de 2014

LA MENTE ES DÉBIL

por  el 3 septiembre, 2014 en Política

Un porcentaje muy alto de los españoles que vivió el golpe de estado del 23 F te jurarán por lo más sagrado que ellos lo presenciaron en directo por televisión, cuando en realidad no pudieron hacerlo, porque no estaba siendo televisado en directo: lo que recuerdan son las imágenes vieron después.

viernes, 29 de agosto de 2014

29/8/14 02:17:00 a.m.

Este de aquí abajo ¿Ves?


Si me hace alguna de las suyas me importa menos; es sólo un retal y el chico (de una imprenta, o una editorial o algo de eso; que bueno, creo que es él) lo tiene entero y me figuro que bien guardado por la cuenta que le tiene.
Pero aquel pues no.



miércoles, 27 de agosto de 2014

27 de agosto de 2014 1:21:00 a.m.

“Una cosa que me tiene muy intrigada” — dice — es por qué, cuando con el ordenador está por ejemplo aquí [1] y pulsa sobre la leyenda El árbol de la vida, se abre el enlace “que yo misma coloqué y conduce a un pdf”; pero cuando está  exactamente en el mismo sitio de la tableta el enlace no obedece, exactamente igual que si no pulsase.
Que pensó  que era porque en la tableta no tenía el Adobe Reader, así que bajó la aplicación. Pero que  sigue sin abrirse.
Y que lo que quiere es  que cuando esté en cualquier parte pueda hacer y ver las mismas cosas que puede hacer y ver con el ordenador.
Después de mucho enredar llega a la conclusión de que parece  que lo que tiene que hacer en esos enlaces es decir sí cuando le pregunta si quiere abrirlos, entonces sale “iniciando descarga” y, si se va a “descargas”, ahí está y lo abre.
 No es desde luego, dice,  tan cómodo ni rápido como en el ordenador, pero que mientras indaga si hay otra forma…
Le digo “claro, claro, claro” y a todo que sí.
Y, mira, así no le da tantas vueltas a su cabeza; que le sentará bien.
La cerradura del portal ha vuelto a averiarse.
Dos veces en lo que va de mes.
Me he puesto las gafas y los yogures caducaron ayer.
Llama por el telefonillo y bajaré.





[1]Baja hasta la imagen del árbol de la vida.

domingo, 24 de agosto de 2014

24 de agosto de 2014 02:19:00 p.m.

Marquito 13

Que hay en él — se me ocurrió comentarle, que quién me mandaría sabiendo cómo es — un tejemaneje bastante raro porque así como para llegar desde el mago blanco hasta el as de oros hay que ir avanzando, ahí, de repente, en el dinero, para alcanzar la transformación hay que ir hacia atrás, retroceder hasta Nufñre.
Me contesta, con ese desparpajo suyo tan característico, que pues claro; o que si no que a ver dónde está Nufñre.
Yo me callo, en parte por no discutir y en parte porque no me termine liando; y no digo ya ni pio de que tampoco entiendo el retroceso (injustificado a mi entender si nos atenemos a las normas) de la casilla 21 a la 8.
Ponle agua, por favor, al dragón de Madagascar y no dejes que el gato se acerque a él, que se lo comería y es una lástima.
¿Qué es esa tontería de "cuál"? Sabes que quiero decir siempre la primera.
A las persianas no me acuerdo qué les toca, así que déjalas al contrario de cómo las encuentres.
Y la llave encima del felpudo para que no la vea nadie.

jueves, 21 de agosto de 2014

Ejemplo práctico de variaciones sobre un tema

Las vitaminas del alma se venden en la puerta de los mudos de las ciudades de los pordioseros que por la mañana, nada más salir el sol, colocan (ellas, las vitaminas) sin demasiada certeza de no estar equivocándose de sitio o confundiéndolos con los que libremente eligieron guardar celosamente un silencio que allí, agazapado e inmóvil tras ella (la certeza), se siente a resguardo de las miradas de los chiquillos hijos de aquella (la mañana) que acuden con encargo de adquirir todas las que puedan (vitaminas) y se ríe (el silencio), hacia dentro y sin quebrarse ni romper la promesa que hiciese de no traicionar la palabra que diera en prenda y a cambio de no recuerda ya qué fruslería de la que se encaprichó cuando aún era pequeño, incipiente y desconocedor de que algún día llegaría a ser grande o sepulcral.
Mandala (1)
Las vitaminas del alma se venden en la puerta de los mudos de las ciudades de los pordioseros que por la mañana, nada más salir el sol, abren (ellos, los mudos) sin demasiada certeza de no estar equivocándose de gesto o confundiéndolas (a ellas, las puertas) con las que libremente eligieron permanecer cerradas para allí, agazapadas en silencio e inmóviles tras ellos (los pordioseros), sentirse a resguardo de las miradas de los chiquillos hijos de aquella (la certeza) que acuden con encargo de adquirir todas las que puedan (vitaminas) y se ríen (ellos), hacia dentro y sin romper la promesa que hiciesen de no traicionar la palabra que dieran en prenda y a cambio de no recuerda ya él  (el silencio) qué fruslería de la que se encaprichó cuando aún eran pequeños, prometedores aciertos ignorantes  de que algún día llegarían a ser grandes errores.
Mandala (2)
Las vitaminas del alma se venden en la puerta de los mudos de las ciudades de los pordioseros que por la mañana, nada más salir el sol, se abre (ella, la puerta) sin demasiada certeza de no estar siendo poca o pequeña para permitir la entrada a tantos o equivocándose de gesto o confundiéndolos (a ellos, mudos y pordioseros) con los que libremente eligieron romper el silencio y, agazapados e inmóviles tras ellas (las certezas), no haber más menesteres que sentirse a resguardo de las miradas de los chiquillos hijos de aquellas (las vitaminas) que acuden con encargo de adquirir todas las que puedan (puertas) y se ríen , hacia dentro y sin romper la promesa que hiciesen de no traicionar la palabra que dieran a los de las proteínas (hijos) en prenda y a cambio de no recuerda ya él  (el resguardo) qué fruslería de la que se encaprichó cuando aún eran pequeños, prometedores pergeños (ambas) de fuentes de vida y sepulcro de esperanzas.
Mandala (3)

miércoles, 20 de agosto de 2014

miércoles 20 de agosto 1:27:00 p.m.

Composición con objetos y estrella
Para ver composiciones con objetos pero sin estrella pulsar aquí
Dice que le recuerda una fallera y "lo he hecho yo". 
La zapatilla que no encontramos y el espejo del baño sin poderlo colgar. Así que he ido corriendo al cajón de las toallas, pero lo que hay es una llave inglesa y una navaja suiza.
Y no me saltes con el chascarrillo de que es que ese cajón es muy cosmopolita.


20/08/2014 11:37:16
A veces, entrando o saliendo del portal, por ejemplo, se me viene el pensamiento absurdo de que hay que ver, tantísimos años entrando y saliendo del mismo portal y que haya cantidad de baldosas, de rincones en él, en los que jamás he puesto los pies.
Y lo mismo con cantidad de cosas.
Alguien con quien te cruzas con una cierta frecuencia, e incluso intercambias algún que otro “buenos días”, y lo ves con sus ropas tan normales, y con sus gestos no tan distintos de los tuyos, y pronunciar frases si casualmente desayuna al mismo tiempo que tú en Mi Taska y está manteniendo una conversación con algún otro alguien tan normal como él mismo e incluso tan normal como tú mismo, tiendes a no pensar — y no porque no quieras pensarlo, sino porque ni se te pasa por la cabeza el pensarlo — que si cruzaras el umbral de su casa te quedarías perplejo, con un solo vistazo, de que concepción del espacio tiene tan diametralmente distinta de la tuya.
Y con la concepción del espacio la del tiempo.
Y cuando concepciones de tiempos y de espacios pueden ser tan variopintas sólo con estar a este lado o a aquel de tantos umbrales como en la vida pueden darse, ¿no cabe pensar que nos movemos con desparpajo y seguridad un poquito apabullantes por un mundo en el que nos desenvolvemos como por terreno conocido cuando estamos desconociendo todo cuanto queda del lado de allá del umbral de nuestra piel?
Claro que, también desconocemos casi todo lo que queda del lado de acá del mismo umbral.
Vamos, que ni nos sabemos ni sabemos a los otros, y menos aún si nos son cercanos quizá por aquello mismo de tantas baldosas y rincones de mi portal que jamás he pisado; sólo pongo mis pies sobre las baldosas que van a conducirme a alguna parte — del ascensor a la calle y viceversa —,  y  sólo me percato de los rincones muertos, prescindibles, de mi prójimo cuando caigo en la cuenta de que las baldosas de sí mismo a las que puedo acceder desde mi lado del umbral de su yo me encaminan, invariablemente y a ninguna otra parte, del ascensor a la calle y de la calle al ascensor.
Es por eso que a veces me sorprende cuando un desconocido larga — como en la frase que entrecomillé de El hombre que amaba a los perros de Padura (parece que estoy diciendo que los perros eran de él, ¿verdad?, pero es que no sé por qué el colocar ahí una coma me parece que no viene a cuento, que rompe algo. Lo que me trae otra frase, esta de Cioran, que he leído hace unos minutos  en 13,99 € (99 francos en el original) de Beigbeder, que reza:
“Sueño con un mundo en el que uno moriría por una coma” ) —[1]
, como Joaquín Rius en la página 288 de Mariona Rebull
“me repugna la idea de que me domine una pasión”
frases tan idénticas a las que podría estar escribiendo yo misma, desde tan lejos y que sin embargo, desde tan cerca, no he escuchado jamás pronunciar a mi vecina, de la que y por cierto he visto alguna vez el otro lado del umbral de su puerta y, sí, es decir “no”, no parece así a simple vista que sus concepciones de tiempos y de espacios, y por extensión del mundo, sean tanto, tanto, más anodinas que las mías.






[1] No pongas cara rara, he repasado el párrafo y es justo donde debo cerrar el paréntesis y el guión.

martes, 12 de agosto de 2014

El relojero

Marquito n

Para verlo, en su mundo y en su ambiente, pulsar aquí y se comprenderá por qué, tan apocado él, después de haberle asignado el número y todo empezó a sudar y a tartamudear y hubo que terminar por eliminarlo del reparto y colocar su intervención deprisa y corriendo y de cualquier manera en un naipe que andaba suelto en un caja de galletas y que doña Uli, tan optimista siempre, dijo "pues oye, no ha quedado tan mal", y que entre seis diamantes y los 19 rubíes que pudiera tener el burlington de bolsillo del bisabuelo Montano no debe de haber, si te pones a echar cuentas y hacer valoraciones, demasiada diferencia.

domingo, 10 de agosto de 2014

Otra pequeña trampa

Y, sin embargo y a pesar de la advertencia, encuentro los cinco capítulos en youtube. Que, como sucede tantas veces con youtube, en cualquier momento pueden desaparecer, pero por lo pronto ahí están.
Esta cruz estaba ya en la entrada. Una de esas cosas que le gusta hacer - como en todo le gusta meter mano - para que las entradas en reserva estén un poco adornadas.
Dice que la encontró dentro de la caja tan antigua de un medicamento y que "ahora", buscando un hueco, ha pensado que encajaba bien.
Dice que piensa que la figura en relieve en el centro debe de significar algo, pero no sabe qué.
¿Tú ves algo que pueda estar encerrando algún tipo de símbolo... Aparte del religioso de la propia cruz, pero eso ya lo vemos todo.
Retira, por favor, la esparraguera de la ventana antes de que dé el sol.

viernes, 8 de agosto de 2014

Desayunando en Mi Taska


Pasaba las últimas páginas con un algo de desinterés, siempre miro las páginas de deportes más bien por encima y un poco por aquello de terminar el periódico al mismo tiempo que el vaso de café con leche. Pero, hoy, al verlo ahí, "anda, mi vecino".
Apareció en el barrio hace unos años, pocos, y en el portal una noche saliendo él con su perro - me enteré entonces de que éramos vecinos - y yo con una bolsa de basura a la que Kobe atizó un amoroso, efusivo zarpazo.
Repetí el nombre como lo entendí, Scubi o algo así. El chico dijo "no, Kobe como Kobe Bryant"; y yo dije "ah" y me explicó "es cachorro", de color dorado, un poco parecido a Jerry aunque no sé ya recordarlo bien, pero creo que labrador o quizás golden.
Cuando lo vi sin él le pregunté y me dijo que lo había dejado en Brasil, con su familia, que allí estaba mejor y muy contento muy cerca de la playa.
Fue Anibal quien me contó que jugaba en el Estudiantes.
¡Suerte, muchacho!

viernes, 25 de julio de 2014

Imputan a 40 alcaldes catalanes por el cobro de sobresueldos encubiertos

Es el titular de la noticia que ocupa la página 12 (edición papel) de la sección España del periódico El Mundo de fecha de hoy.
Que en un principio no contiene nada que me chirríe, pues está bien escrito y no tiene nada de sorprendente que alcaldes, catalanes o de cualquier otra región de nuestra (y de ellos) España, cobren sobresueldos encubiertos.
Lo que me ha hecho gracia es que, en el centro de la página, viene un recuadro con los nombres y fotos de los imputados, y al lado de cada uno de ellos la cantidad percibida indebidamente. 
En la mayoría pues cantidades normales, 9.000 euros, 4.000 euros, cantidades en fin que parece perfectamente comprensible el defraudar, ¿no es cierto?
Pero, cuando llego a Xavier Amor, alcalde socialista de Pineda de Mar, leo ahora sí con sorpresa:
"Deberá dar explicaciones ante el juez por haber cobrado presuntas dietas irregulares por un total de 3,33 €".
La transcripción, lo juro si hace falta, es literal.

miércoles, 16 de julio de 2014

domingo, 13 de julio de 2014

Texto 7.14

Publicado por  el jul 13, 2014 en Prólogo a la carta número siete. El saco de la memoria. 

7.14 “Tratar de solucionar el pasado en el interior de la caja oscura del cerebro es una especie de rito demoníaco que solo conduce al sufrimiento. Comentaba un viejo maestro sufí que la mayoría de los hombres cometen dos o tres errores en una fase de su vida, y luego dedican el resto a tratar de justificarlos o sepultarlos con múltiples capas, fabricadas con las cenizas de restos de presentes apresados por la deuda”.
Afrodita
13 julio, 2014
Los errores; justificarlos o sepultarlos.
Mantenerlos en pie, como a zombis, acicalándolos y revistiéndolos de todo tipo de argumentos que nos tranquilicen. O mirándolos con lupa para encontrar exactamente en qué fallamos y no tropezar de nuevo en la misma piedra.
O darles cristiana sepultura, y que descansen en paz.
En el primer caso el proceder será enfermizo y absurdo — imagino —; un error que tuvo su momento, en el tiempo y en el espacio y en el ánimo y en el saber o no saber resolver del que lo cometió. Un error que por mucho cuidado que se ponga ya no se dará en las mismas circunstancia de lugar ni de tiempo ni de ánimo ni de saber o no saber… Porque lo que no se sabe ahora mismo no es tal vez (o seguro) ni igual ni lo mismo que lo que no se supo; pero sigue siendo “no saber”, y al encontrarse ante la nueva piedra que esquivar o ni nos daremos cuenta de que está ahí o ni siquiera nos percataremos de que es piedra.
Y será un nuevo error que su… ¿experiencia? aportará en realidad a qué ni para qué cuando la piedra nueva nos volverá a pillar ignorantes.
En el segundo caso, el de la sepultura, ¿no será un poco esconder la cabeza debajo del ala?
Cabe una tercera posibilidad — que a lo mejor más pero así al pronto no se me vienen al magín — que es dejarlo vivir, pero sin acicalar. Sin pretender adornarlo de nada que lo hermosee, y que vaya envejeciendo, y deteriorándose, y pudriéndose así, sin piedad ni pudor (por parte del sufriente) y asumiéndose a sí mismo en su decrepitud y deterioro, lo mismo que se asume el errático (humano viviente) que lo cometiere…
Seguro que al final terminan congeniando, tolerándose, poniéndose cada cual en su exacto lugar que en ley le corresponde y, al otro y en justa reciprocidad, en el que justamente le pertenece.

Dragones (fragmento)

martes, 8 de julio de 2014

Palestinos rezan ante los cuerpos de los cinco militantes de Hamas asesinados durante su funeral en Rafah

Exactamente así puede leerse un pie de foto publicada en la página 24 de la sección Mundo del periódico El Mundo.
He estado un rato cavilando si es que los militantes de Hamas fueron asesinados durante su propio funeral o si es que, que también podía ser, los palestinos rezaban durante el suyo una vez muertos.
Con lo facilito que hubiera sido escribir - por poner un ejemplo, que puede haber más -"Palestinos rezan ante los cuerpos de los cinco militantes de Hamas asesinados, durante su funeral en Rafah".
¿O no?

Niegan educar en castellano a dos niños canarios

Así reza el titular de una noticia publicada en la página 16 de la edición en papel del periódico El Mundo en su sección España.
"¿Niegan estar educándolas en castellano?". Me pregunté, porque tal y como están las cosas en algunas regiones lo mismo habían recibido los profesores algún tipo de amonestación por hacerlo.
Pero no. Cuando leí el artículo entendí que - en alguna localidad de Baleares, no recuerdo el nombre - en el colegio al que los niños asisten se niegan a impartirles clase en castellano.

domingo, 6 de julio de 2014

Texto 7.13

Publicado por  el jul 6, 2014 en Prólogo a la carta número siete. El saco de la memoria.

7.13. “En realidad, la acumulación de datos del pasado, desordenados y no secuenciados a pesar del esfuerzo analítico del intelecto, no siempre es un buen instrumento para impulsar la consciencia evolutiva del hombre, y en más ocasiones de las convenientes se convierte en una muralla contra la que se estrellan los deseos de libertad. Es algo que ata al hombre a su pasado y que podría ser denominado genéricamente como ‘memoria pasiva”.
Afrodita
6 julio, 2014

Antropomorfismo

domingo, 25 de mayo de 2014

Texto 7.7

Publicado por  el may 25, 2014 en Prólogo a la carta número siete. El saco de la memoria. 
7.7 “La polarización sensitiva hacia intereses concretos y el grado de subdesarrollo de las cualidades cognoscitivas impiden que todo lo que ocurre alrededor pase por el consciente. Esta memoria escondida raramente aflora, pero condiciona de manera determinante la conducta y por tanto el carácter, y puede ser la causa de múltiples fobias o manías a que el ser humano se encuentra todavía sometido. Es uno de los múltiples Alien que se infiltra en la nave que atraviesa este espacio corpóreo que llamamos vida”.

7_7

domingo, 4 de mayo de 2014

¿APOSTAMOS POR LA IGUALDAD O POR LAS DIFERENCIAS?

por  el 4 mayo, 2014 en DerechoPolítica

Uno de los conceptos de nuestra cultura política que goza de mayor apoyo social probablemente sea el de la igualdad. La Constitución española lo consagra, desde el principio, como uno de los valores“superiores” de nuestro ordenamiento jurídico. Pero, al tener que compatibilizarlo con otros valores, como por ejemplo el de la libertad, es normal que surjan ciertas contradicciones.

jueves, 10 de abril de 2014

10/04/14 22:44

Cuando sin embargo otras veces entiende, y tú lo sabes — y además perfectamente, por lo visto (o eso dice) —,  que uno se afane en la tarea tonta de desatrancar un cajón tan sólo porque ahí dentro hay algún objeto que piensa va a serle útil para algo que está queriendo hacer y que, a lo mejor, es algo (tan tonto, a su vez) como buscar en él la llave de otro cajón en el que guarda algún otro objeto que…
Y que una  vez desatrancado el primero y abierto el segundo se habrá logrado un fin, con éxito  (en el caso de que en el segundo esté realmente el objeto buscado) o sin él en el caso de que, aun encontrado el objeto deseado, no sirva para lo que se pensó o, incluso sirviendo, se renuncie  a realizar la terea para lo que se estaba considerando adecuado; pero se habrá satisfecho la necesidad de buscar, dice, no importa qué.
No importa qué, dice, porque el acto estaba siendo propiamente el buscar y la voluntad se estaba centrando en un objeto real y con independencia de su utilidad objetiva.
¿Y qué que las aspas de en medio no funcionen si en menos de dos semanas se termina el verano?
Pues si no hay vinagre sirve igual lo de ese otro frasquito que pone soy sauce.
Tres mensajes en el contestador; el primero y el tercero de un mudo.
¿No encuentras los alicates?

Cierra las cortinas, por favor.

Marquito 26

domingo, 6 de abril de 2014

6/4/14 22:26

"Un corte sano, dado certero y con pericia, que ampute sin desgarro el daño que es reliquia."
¿No encuentras que es una frase muy lapidaria?
Nunca me entenderás.
Se llama bambú de la suerte y se alimenta nada más de agua.
Creo que quiero ser bambú.
Y haz el favor de vaciar el cenicero, y la papelera.

Archivo del blog