jueves, 10 de abril de 2014

10/04/14 22:44

Cuando sin embargo otras veces entiende, y tú lo sabes — y además perfectamente, por lo visto (o eso dice) —,  que uno se afane en la tarea tonta de desatrancar un cajón tan sólo porque ahí dentro hay algún objeto que piensa va a serle útil para algo que está queriendo hacer y que, a lo mejor, es algo (tan tonto, a su vez) como buscar en él la llave de otro cajón en el que guarda algún otro objeto que…
Y que una  vez desatrancado el primero y abierto el segundo se habrá logrado un fin, con éxito  (en el caso de que en el segundo esté realmente el objeto buscado) o sin él en el caso de que, aun encontrado el objeto deseado, no sirva para lo que se pensó o, incluso sirviendo, se renuncie  a realizar la terea para lo que se estaba considerando adecuado; pero se habrá satisfecho la necesidad de buscar, dice, no importa qué.
No importa qué, dice, porque el acto estaba siendo propiamente el buscar y la voluntad se estaba centrando en un objeto real y con independencia de su utilidad objetiva.
¿Y qué que las aspas de en medio no funcionen si en menos de dos semanas se termina el verano?
Pues si no hay vinagre sirve igual lo de ese otro frasquito que pone soy sauce.
Tres mensajes en el contestador; el primero y el tercero de un mudo.
¿No encuentras los alicates?

Cierra las cortinas, por favor.

Marquito 26

domingo, 6 de abril de 2014

6/4/14 22:26

"Un corte sano, dado certero y con pericia, que ampute sin desgarro el daño que es reliquia."
¿No encuentras que es una frase muy lapidaria?
Nunca me entenderás.
Se llama bambú de la suerte y se alimenta nada más de agua.
Creo que quiero ser bambú.
Y haz el favor de vaciar el cenicero, y la papelera.

miércoles, 2 de abril de 2014

2/4/14 14:39

"No es qué digas ni qué calles, ni qué hagas ni qué dejes por hacer para mañana; es que entiendas que en la vida todo lo que llega pasa".
Que lo recitaba un viejo de aspecto desaliñado, dice, en la puerta de la iglesia el domingo pasado.
¿No te pega mucho que sea de su propia cosecha?
Seguro que el viejo es inventado.
Tiene que estar ¿Has mirado en el recipiente de cerámica que parece romano?
En la tercera balda de donde estuvieron los libros.
Galletitas danesas.
Ya he visto que te has cortado el pelo.
¿Y esa manía de cerrar ese cajón con dos vueltas de llave?
Tu sabrás, pero pienso que no deberías tomar tanto café ni darle tanta cuerda a los fisgones.

Archivo del blog