domingo, 29 de mayo de 2016

La señorita Acracia extrajo de su portafolios la perífrasis que la señorita Berta - sabedora de la profunda antipatía que sentía hacia las palabras - le enviase por correo y por hacerla rabiar el día de su cumpleaños y, aclarándose la voz, leyó:


Perífrasis:

“Os habría agradecido que me advirtieseis de que cuando llegara sería demasiado tarde para que pudiésemos acceder a las instalaciones sin tener que ir a buscar la llave que debía suponerse nos daría el conserje que sin pestañear se negó a ponerla en nuestras manos alegando que no disponiendo de autorización para entregarla el hacerlo vendría a ocasionarle unos problemas que no deseaba en absoluto afrontar viéndose obligado a agachar las orejas y soportar la reprimenda sin defenderse ni rechistar por carecer de buenos motivos que esgrimir o razones de peso con las que convencer a unos superiores que se represaliarían contra él y le infligirían quién sabe qué castigo por desobedecer infringiendo la ley establecida contemplada y redactada en los estatutos que rigen la comunidad a que pertenece desde que arribase a la ciudad pocos años después de nacer y de que sus progenitores fallecieran causándole un dolor del que ignoraba si alcanzaría a reponerse jamás.”

 Y, mientras devolvía el papelito en su portafolios, que la mejor puntuación sería para quien menos tardara en decirle cuántos verbos contenía la perífrasis.

Y, para sí y sin pronunciar palabra, “Berta, ésta me la pagas”.

Nota: Para ver la venganza de la señorita Acracia pulsar aquí.

domingo, 22 de mayo de 2016

Texto 11.3

Publicado por  el May 22, 2016 en Prólogo a la carta número once. La cárcel del ego. | 3 Comentarios

11.3 “El ego es una falsificación que suplanta la imagen de la naturaleza del ser, el ego invita a buscar explicaciones a todo lo desconocido, construye un mundo a su servicio y es en su definición enemigo de los misterios; por eso en una sociedad en la que se trata de fortalecer el ego (los psicólogos lo llaman autoestima) se transmite la hipervaloración de lo que se cree conocer y se resta importancia al infinito mundo de lo desconocido”.

Archivo del blog