domingo, 26 de febrero de 2017

Texto 12.16

12.16 “Pero también hay biorritmos que giran alrededor de los procesos madurativos. Como en todos los casos, no tienen cadencias fijas ni son leyes aplicables a todas las personas, son referentes groseros que vienen heredados y transmitidos desde culturas ancestrales”.
 
COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Parece que desde muy antiguo se han reconocido en el ser humano ciclos en relación a su desarrollo biológico. Y en base a éstos, han existido y existen hoy ritos que podríamos denominar “de paso” entre una etapa y otra.
En la cultura hindú por ejemplo una de las primeras ceremonias que se celebra es cuando el niño ingiere por primera vez comida sólida. Este es un paso esencial; comienza un cambio metabólico fundamental en el niño y a nivel relacional con el medio que le rodea. Una primera emancipación.
La primera realmente, es el comúnmente conocido como primer nacimiento, también celebrado por esta cultura. Aquí es el contacto directo con el aire sin mediación de la madre el cambio funcional biológico que se sucede en la vida de una persona. En base al número 6 el hinduismo observa estos cambios madurativos y los celebra. Ya en las culturas sumerias y acadias era relevante. Fundamental en sus tablas matemáticas y en la organización del calendario y la división del día, en base a 6 y 12. Hoy nuestro occidente continúa usando esta medición del tiempo. También el 6 aparece en uno de los libros claves de la cultura de la que nacen las religiones del libro, herederas de esta antigua civilización: en el génesis el 6º día es aún el de la creación… puede que la humanidad viva y se desarrolle aún en ese sexto día, un continuo morir y nacer, cerrar y empezar un ciclo que siempre vuelve a caer al 6. Como dice el autor, el ciclo a nivel temporal o cronológico no es estricto a un nivel biológico, pero a nivel simbólico parece bastante relevante y no alejado del funcionamiento real. Interesante es plantearse también la relación que pueda haber entre los ciclos del hombre y los de la Tierra, que parece ser no son del todo acordes. ¿Cuál será esta relación a nivel planetario? ¿Cuál a nivel cósmico? Pero esto es ya asunto de otro artículo si se alcanzara a conocer algo al respecto.

Archivo del blog