martes, 13 de junio de 2017

En la duermevela de la siesta, frente a la tele

… por consiguiente, y sin perjuicio de tergiversación extrapolable más allá de lo permitido y estipulado por las autoridades prosapientes como subyacente a lo que de intramundano fuere aconsejable el detectar – y llegado el caso erradicar – en los comportamientos de la ciudadanía, se deduce, de la cuota líquida resultante de la subversión de los términos medios por los de búsqueda y una vez restados los municipales con sus correspondientes pedanías, que, en solidaridad con los viandantes atrincherados entre seis semanas y cuarenta y dos días de los corrientes ni lectivos ni endosados, el porcentaje de la rentabilidad de la modorra dividido por el multiplicando de diecisiete menos sesenta y tres elevado al quinto elemento decorativo que se guarda en el cuarto trastero bajo llave y sobre la una y media de la tarde si es veneno y las once de la noche estrellada contra la pared del fondo junto al conjunto de perlé amarillo si es contento arrendará – sin perjuicio del derecho de réplica que en tantas ocasiones deniegan los reveses de la vida – las ganancias correspondientes a los méritos de que fuese acreedor el que debiera cursar la petición que irá, como no puede ser menos ni por tanto más comprensible el soterrar, perfectamente grapada con la solicitud y amabilidad consustanciales al humor sea vítreo o acuoso del interesado que,  y aunque a nadie le importe todo el mundo lo sabe, es siempre magnífico o, por lo menos, sujeta con un alfiler…

viernes, 2 de junio de 2017

Querer rebatir batientes

a rebufo de bufones arrebujados funestos y rebuznar rebuscando arcabuces en buzones rebozando boquerones, abofeteará abadejos de joviales alevines, corrosivos, carmesíes, de ineludibles tendencias insaciables a sazones o subsidiará, arañando, donaires de pormenores que, por medrar en amores, arrostrarán los temores de retos que entre tremores retorcerán cerrazones a retortero de torpes que, a trote de ostentaciones, no perderán ocasiones de perecer pareciendo patéticos petimetres estremecidos y ardientes en las piras irascibles de beldades que, irrisibles, irisarán con rediles de rendiciones serviles sus lexemas y fonemas más forofos que fornidos y menos que informativos.

Archivo del blog